Estados de Alerta de las Personas

La mayoría de la gente discurre por la vida distraídamente desatenta del mundo que hay a su alrededor. Ellos están preocupados pensando en el trabajo, en problemas personales, o como tener una cita con una chica u otras trivialidades, sin reparar en el ambiente que los rodea. Al no prestar atención a lo que los rodea, se colocan en un peligro innecesario.

Vaya y siéntese una tarde en la sala de espera de la guardia del hospital de su ciudad, tómelo como una experiencia educativa. Observe a los infortunados que llegan por atención y tendrá una ilustración excelente de este punto. Cerca del 20% de los clientes estarán realmente enfermos, descartemos a estos. El 80% restante están allí porque no prestaron atención a lo que los rodea, será gente que cayó por una escalera, porque se llevo por delante una columna, o se lastimaron con alguna maquina, o se cruzaron con algún vehículo …O tal vez permitió que un delincuente se le acercara sin ser notado y lo golpeara con un ladrillo en la cabeza.

Usted puede ser estúpido, distraído o descuidado en su trabajo todos los días sin que nada pase, hasta que un día las probabilidades estén en su contra y termine herido. Lo mismo pasa en la calle: Usted puede ser estúpido, distraído o descuidado sin que nada pase, hasta que un día su camino se cruce con el de un delincuente. La gran mayoría de los delincuentes son oportunistas, los que solo golpean cuando se les presenta una oportunidad viable. No le presente la oportunidad y evitara el riesgo!

Aprendiendo a observar el ambiente circundante, a evaluarlo y a reaccionar apropiadamente a lo que usted ve, puede obtener una gran porción de control sobre su destino. Esto requiere que aprenda a subir y bajar en una escala de atención, como haciendo los cambios en un auto, así puede equiparar su nivel de atención/preparación con los que requiera la situación en ese momento. En un auto, uno hace los cambios basado en el trafico o en la velocidad deseada. En la calle, uno debe aprender a “hacer cambios” mentalmente, para equiparar el nivel de amenaza enfrentado. Existe una amplia escala de atención que va desde un estado inconsciente y no preparado, hasta la condición de estar listo para ejercer una violencia mortal instantáneamente, en caso de ser necesario. Uno no puede vivir totalmente de un lado o del otro del espectro.

Si trata de vivir en el fondo de la escala, eventualmente será víctima de un accidente o de un delincuente. La pregunta no es si sucederá algún día, sino “cuando” sucederá. Por otro lado, no podemos ir por la vida con la mano apoyada en la pistola que tenemos en la funda, listos para disparar si algo se mueve! Lo que debemos aprender a hacer es a ascender y descender en esta escala, según lo dicten las circunstancias a nuestro alrededor. Este es un sistema muy fácil de aprender, que nos ayudara a tener el “estado mental” apropiado para tratar con cualquier conflicto que nos toque enfrentar.

Si usted tuviera que enfrentar a un delincuente que amenaza su vida, siendo una persona normal, se enfrentara con tres enormes dificultades. Ellas son:

  • Reconocer la presencia del delincuente a tiempo
  • Darse cuenta, internalizar y aceptar que ESE HOMBRE, AHÍ MISMO, si usted no lo detiene, va a matarlo por razones que usted no comprende.
  • Superar la resistencia a ejercer violencia mortal contra otro ser humano.

Analicemos cada una.

Antes que nada debe verlo y darse cuenta que es una amenaza para usted, los delincuentes son de carne y hueso y no seres invisibles. Típicamente, ellos atacaran acercándose sin ser vistos a alguien metido en la niebla mental diaria en la que se mueven estas personas. Aprenda a disipar esa niebla y vera antes los signos de alarma, y así podrá estar preparado. Segundo, es muy difícil para una persona normal, racional, sociable y civilizada aceptar el hecho que vive junto a gente que NO ES ni normal, ni racional, ni sociable o civilizada.

Hay gente ahí afuera a la que no le importan sus esperanzas o planes para el futuro, no les importa su familia, ni les importa todo el dolor y el sufrimiento que infligen, simplemente no les importa. Pueden matarlo por el contenido de su billetera, así pueden comprar su ración diaria de drogas. Pueden violarla porque sienten que no tienen ningún poder, excepto mientras están degradando y abusando de alguien más. Pueden matarlo simplemente para ascender un rango en su banda callejera. Sabe qué? No importa “por qué?” La reacción típica de la víctima es “Pero, por que alguien querrá lastimarme?” A quien le importa “por qué?”

Tercero, será difícil para usted poner sus miras en el centro del pecho de un ser humano y apretar el gatillo, sabiendo que transformará a alguien vivo, que respira, en una masa de carne muerta. No deje que nadie le diga que será algo fácil.

Como sociedad, no queremos que sea algo fácil, verdad? Es por eso que ciudadanos honestos y armados no le disparan a otras personas por discusiones o accidentes de tránsito. De hecho, los disparos hechos por ciudadanos armados casi siempre son considerados justificados por las autoridades, mientras que casi un tercio de los disparos hechos por la policía son caratulados cuestionables o injustificados. Los ciudadanos son reacios a disparar, aun cuando es necesario. Debe superar este obstáculo si su vida está en peligro. Tendrá que darse cuenta que hay momentos en que la fuerza mortal no solo es perdonable, o justificable, sino que es lo que se necesita.

Por suerte, existe un sistema para ayudarlo a superar estos tres problemas. Aprendiendo a usar este sistema, practicándolo y haciéndolo parte de su rutina diaria, estará seguro de ver un ataque en su inicio y estará en condición tanto física como mental para defenderse. Este sistema, llamado “El código de colores” fue enseñado por primera vez por Jeff Cooper, quien lo enseñaba en Gunsite. Tuve la buena suerte de Conocer y aprender este Sistema, y puedo decir sin reservas que este sistema salvo mi vida en varias ocasiones. No el tipo de arma que tenía, no la marca de la munición, sino este sistema mental de alerta.

Creo tan fuertemente que este sistema es una de las armas más importante para tener en el arsenal,  que siento que es mi deber compartirlo con ustedes. Como mencioné antes, hay que aprender a “Hacer cambios” hacia arriba y hacia abajo en nuestra escala de alerta. La escala consiste en cuatro estados mentales, a los cuales Jeff los nombro con colores. Los colores simplemente nos permiten conceptualizar y discutir estos estados mentales. Debe aprender a subir y bajar en esta escala según las circunstancias a su alrededor cambien, como invariablemente lo harán a medida que pase el día.

CONDICION BLANCA: blanco es el nivel más bajo en nuestra escala. En condición blanca uno esta desatento, distraído. Puede ser caracterizado como “soñar despierto” o “Despreocupado”. La gente en condición blanca suele ir caminando con sus cabezas bajas, mirando a sus pies, no se darán cuenta del peligro hasta que literalmente los tenga agarrados del cuello. Frecuentemente se ven ejemplos de esto: en el tráfico, cuando alguien se queda parado mientras los demás vehículos ya arrancaron, estos conductores están en condición blanca. Cuando un automovilista se lleva por delante a una moto, cuales son las primeras palabras que dice? No lo vi! Y no están mintiendo, están tan desatentos que no notaron una moto de 200Kg y a su conductor de 90Kg ahí mismo, delante de ellos. Estas mismas personas son las que serán víctimas del crimen violento, porque el delincuente ataca al desatento, al complaciente, al perezoso, al preocupado. ¿Por qué? Porque el delincuente quiere caerte encima, tomar lo que quiere, y desaparecer, sin ser herido o atrapado. ¿Cuál será la persona que estará más a su merced? Alguien en condición blanca. Estoy seguro que habrá visto en las películas cuando un policía le lee los derechos a alguien que arrestan. Las víctimas podrían tener una tarjeta similar. Si todavía están vivos para cuando llega la policía, pueden sacar la tarjeta y leer:

¡Dios mío, paso tan rápido!

¡Apareció de repente al lado mío!

¡Ni siquiera lo vi!

Blanco Inconsciente

Amarillo Consiente

Naranjo Alerta

Rojo Respuesta

Negro Schock

Entonces, ¿cuándo es aceptable estar en condición blanca? Solo cuando esté en casa, con las puertas cerradas, la alarma prendida y con el perro echado a sus pies. Solo entonces podrá “apagar” su ente si lo desea, porque existen suficientes capas de protección y advertencia para permitirle despertar, tomar su equipo y tener su mente “encendida”. Si deja su casa, deja la condición blanca allí también. En el instante que deja su casa, sube un nivel, a Condición Amarilla.

CONDICION AMARILLA: Este es un estado general de relajada atención, sin ningún punto de atención especifico. No está mirando a nada ni a nadie en particular, simplemente lleva su cabeza erguida y los ojos abiertos. Está atento a lo que pasa a su alrededor, usted es difícil de sorprender, y por eso, difícil de lastimar. No espera ser atacado hoy, simplemente reconoce la posibilidad. Cualquier cosa en su inmediata cercanía que le resulte inusual, fuera de lugar, o fuera de contexto, debe ser vista como potencialmente peligrosa, hasta que tenga la oportunidad de comprobar que no es así. Alguien que se ve fuera de lugar o alguien haciendo algo que no tiene un propósito obvio, debe ser observado con mucho cuidado. Cuando tu “radar” capta algo raro, inmediatamente sube otro nivel en la escala, a Condición Naranja.

CONDICION NARANJA: Este es un elevado nivel de alerta, con un punto de atención especifico. La diferencia entre Amarillo y Naranja es este específico punto de atención, que será la persona que llame su atención por lo que esté haciendo. Podría ser que esté usando una gruesa campera en diciembre, que este parado al lado de una columna en el estacionamiento de un shopping, en vez de subirse a un auto e irse. Podría ser que lo haya encontrado ya en tres de los negocios que visitó. Sus acciones hicieron que lo notara como una posible amenaza.

¿Cómo determinar si alguien es una amenaza? Hay que tomar en cuenta todos los signos disponibles que tengamos: su vestimenta, comportamiento, apariencia y/o acciones, todas son pistas para determinar si es o no una amenaza. Lo más importante es “leer” su lenguaje corporal. Cerca del 80% de la comunicación humana es a través del lenguaje corporal. Los criminales muestran pequeños indicadores “pre-agresión”, los que son fáciles de reconocer una vez que se aprende a buscarlos. Cuando usted sube a Naranja, su foco de atención estará en este individuo que llamo su atención, pero no dejará de tener una visión general del lugar. No queremos que sus amigos nos sorprendan. Todo empieza cuando mira al tipo en cuestión y evalúa sus intenciones, buscando toda la información que pueda obtener, en nueve de cada diez casos, después de unos pocos segundos de observación notara que sus razones son inofensivas, haciendo que vuelva a bajar a Amarillo… pero, y el décimo? Él es un depredador, que podría caerle encima si estuviera desatento. Ahora que está al tanto de su presencia, usted corre mucho menos riesgo.

Mientras evalúa al tipo y ve las cosas que lo convencen de sus malas intenciones, empiece a jugar al “qué pasaría si…” en su mente, para comenzar a formular un plan de acción. Así es como nos mantendremos adelante en la “curva de poder”. Si él actúa de repente, tendremos listo al menos un rudimentario plan para enfrentarlo y así responder rápidamente. Diciéndose a usted mismo: “Este tipo parece como que va

a asaltarme, que voy a hacer al respecto?” empieza con la vital preparación mental para ganar el “altercado” Aun con un plan simple preparado, su reacción física será segura e inmediata si es que el “malo” decide atacar de todos modos. Si después de evaluarlo, decide que SI es una amenaza,  entonces escala hasta el nivel más alto de alerta, Condición Roja.

CONDICION ROJA: Cuándo está en rojo, ¡está listo para pelear! De hecho puede o no estar peleando, pero está PREPARADO MENTALMENTE para hacerlo. En muchas, sino la mayoría de las veces cuando está totalmente en “Rojo” no estará haciendo nada físicamente hablando. Todo el proceso de escalar de Amarillo a Naranja y después a Rojo y de ahí bajar otra vez en la escala según la situación es resuelta, ocurre sin ninguna actividad física de su parte. La clave es que esta mentalmente preparado para un conflicto y puede actuar físicamente si la situación lo requiere.

Cuando ya cree que una amenaza es real y está completamente “rojo”, lo que estará esperando es su “Gatillo Mental” que es una acción específica, predeterminada de parte de él que resultará en una reacción inmediata, positiva, agresiva, defensiva, de parte suya. Así es como se logra la velocidad necesaria para ganar. Teniendo una decisión pre-establecida en su mente puede moverse lo suficientemente rápido como para lidiar con el problema. Sin esa preestablecida decisión, ese tiempo precioso que podría haber usado para actuar, será malgastado tratando de decidir qué hacer cuando el malo ataque.

Este “Gatillo Mental” será diferente, dependiendo de la situación. Podría ser, “Si gira ese arma en mi dirección, disparo” o también “Ya le dije que se detuviera, si da un paso más con ese (cuchillo/destornillador/martillo) en su mano, disparo. Cualquiera sea el gatillo seleccionado, es un botón que una vez presionado, resulta en una acción inmediata de su parte. Su principal enemigo es el tiempo de reacción. Si no está atento a lo que lo rodea y no ve a ese tipo sospechoso, podría ser dominado por él, antes que pueda formular una defensa efectiva. Por otro lado, si está pensando: “Quizá tenga que lastimar a este tipo si no se calma” probablemente ya haya ganado esa pelea, porque entiende mejor que él lo que está pasando. La mejor pelea termina antes que el perdedor se dé cuenta que fue lo que paso. Si es sorprendido en Condición

Blanca, va a necesitar de 5 a 6 segundos para darse cuenta que está pasando, tomar una decisión y responder. Simplemente no dispone de ese tiempo.

CONDICION NEGRA: Esta Condición no es parte del Código de Jeff Cooper, pero, el USMC lo Utiliza, ya que esta condición por lo General se da en Situación de Combate. Una persona en este estado se ve tan abrumada por la situación que entra en estado de shock, incapaz de reaccionar. Es como si la persona hubiera cerrado sus ojos ante el evento, bloqueándolo así totalmente de su mente. Un ataque contra una persona que se halla en este estado seguramente tenga éxito. Hay un par de trucos que puede usar al principio de su entrenamiento que lo ayudaran con esto. ¿Se acuerda que uno de los tres problemas que mencione mas arriba seria el “hacerlo?” ¿Usar fuerza mortal cuando se la requiere? Para ayudar con esto, cada mañana cuando se calce su arma en la cintura, recuérdese a usted mismo: quizá tenga que usar mi arma hoy. Esto fija en su subconsciente (que maneja el 90% de su vida) que existe una razón por la que usamos nuestras armas: ¡podemos necesitarlas para salvar nuestras vidas! Cuando se dio cuenta que alguien puede ser una amenaza y eso hizo que escalara hasta la Condición Naranja, piense: “quizá hoy tenga que dispararle a él!”  Créame, si puede internalizar que alguien en particular es una amenaza para su vida, pero que tiene los medios para detenerlo si fuera necesario, es más fácil lidiar mentalmente con la situación. Veamos un ejemplo para ilustrar estos principios. Supongamos que está trabajando en una joyería, un negocio pequeño en los suburbios que da a la calle. En este momento es la hora del almuerzo y por eso está solo, no hay clientes tampoco. ¿Cuál es el estado mental en el que se encuentra? Amarillo, porque está en la calle, en el mundo real y por eso esta con la cabeza en alto y ocasionalmente echa una mirada a través de la vidriera hacia la calle.

Como no hay nadie mas en el negocio, cualquier problema que se presente necesariamente llegará desde ahí. Usted querrá enterarse del problema mientras este afuera, no cuando ya este frente suyo, mostrador de por medio. En uno de sus vistazos a través del vidrio, ve a dos hombres de veinte y pico estacionando un auto viejo frente a su negocio, se bajan y nota que usan joggings idénticos, entran al negocio y se separan. Inmediatamente ya esta en condición Naranja. Ellos no hicieron nada ilegal, nada agresivo, pero están “fuera de lugar” fuera de lo común, entonces usted escala en su estado mental y empieza a pensar “Esto parece un posible asalto. Quizá tenga que lastimar a estos tipos. Si las cosas se ponen feas, me tiro detrás de esa caja fuerte y así puedo tirar hacia esa pared sin poner en peligro a nadie en el estacionamiento. Tengo un plan.”  En este momento los esta mirando y monitoreando sus movimientos. Si se van, baja un nivel a amarillo una vez que se hayan ido.

Si se quedan, probablemente se pongan a hablar en una esquina y brevemente discutirán lo que han visto. Entonces se acercaran hacia donde esta y luego de tratar de distraerlo (¿puedo ver ese anillo de atrás?) Sacaran sus armas y pedirán lo de valor. Si estuvo usando el sistema, paso de amarillo a naranja cuando entraron, y a rojo cuando se acercaban. Esta preparado. Debido a que los delincuentes saben leer el lenguaje corporal (sus vidas dependen de ello), ellos verán que esta preparado y simplemente se irán. Cerca de 9 de cada 10 se irán en ese momento sin confrontar. Al irse, bajara de rojo a naranja y de ahí a amarillo. ¿Qué hacemos con el décimo par, el que no se va? Ellos pueden estar drogados, o borrachos, o ambas cosas y no reconocieron su nivel de alerta. Ellos seguirán estúpidamente con su asalto. De acuerdo con estudios del FBI, cerca del 80% con los cuales tendrá que enfrentarte estarán bajo la influencia de alguna droga o del alcohol en ese momento. ¿Las buenas noticias? Estarán borrachos o drogados y eso será terrible para sus reflejos, tiempo de reacción y coordinación motora. Será relativamente fácil tratar con ellos, SOLO si esta mentalmente preparado (condición roja) e hizo sus deberes.

Si entraron y después de observarlos pasa a naranja, y cuando se le acercan, pasa a rojo y después vuelve a bajar, habrá pasado por toda la escala sin siquiera tocar su arma, lo cual es muy común. El punto es que hubiera estado preparado para usar su arma de ser necesario. Esta es la manera como se ganan las batallas, estando mentalmente preparado para ganar.

Jeff Cooper

Editado y Compilado por www.ckmvinadelmar.cl

Deja un comentario

No te vayas aún...

clase gratis

descarga tu tarjeta y accede a una clase totalmente gratis